Sobre las Emociones - UNA VIDA INTEGRAL

Vaya al Contenido

Sobre las Emociones

LAS EMOCIONES
- LAS EMOCIONES –
- SOBRE LAS EMOCIONES -



SOBRE LAS EMOCIONES


La especie humana es muy peculiar, tiene un marcado componente instintivo similar al que muestran otros mamíferos, pero su cuerpo físico ha desarrollado dos aspectos, dos útiles herramientas, que le caracterizan y le diferencian: una muy intensa actividad emocional y una gran capacidad mental. Ambas herramientas son fundamentales para la complicada supervivencia de una especie como la humana.

La capacidad mental es una herramienta que le permite ser consciente de sí mismo y de su entorno, de forma que puede crear proyecciones mentales que le ayudan a modificar ese entorno y crear cosas nuevas a partir de sus observaciones e imaginaciones. También le ayuda a relacionarse, a generar pensamientos, crear conceptos, imágenes y a comunicarse a través de la palabra o de los signos.

Pero lo que completa la especial peculiaridad del ser humano es la intensidad de su expresión emocional, la vivacidad con la que se generan las emociones en su interior y la importancia que tienen en el desarrollo de la persona, del grupo y de la especie en su totalidad. Tanto es así que, en muchas ocasiones, es ese mundo emocional el que realmente controla y dirige la vida de muchas personas, obnubilando a veces casi por completo la actividad mental de la razón y el pensamiento y dando lugar a muchas acciones y cambios en la vida de los seres humanos que experimentan emociones importantes.


Fig. 1: La expresión emocional humana.

A diferencia del cuerpo físico, que se puede explorar directamente, la expresión emocional y la actividad mental del ser humano se percibe directamente a través del cuerpo físico, pero no se pueden investigar de forma física ya que forman parte de la manifestación inmaterial de la actividad del ser humano.

A través de ciertas exploraciones y estudios científicos, se ha podido encontrar la manifestación corporal de la actividad mental y emocional, como la señales del funcionamiento de ciertas partes del cerebro cuando se experimentan las emociones o se activan los pensamientos, porque activan partes importantes de la corteza cerebral, y también se observan manifestaciones en la piel, en el sistema digestivo, en el nervioso y en otros sistemas corporales, pero esto no indica que los pensamientos o las emociones surjan de un solo sistema o órgano único como es el cerebro, sino que probablemente surjan de la actividad de varios sistemas y ésta sea la forma material a través de la cual pueden expresarse.

Siendo así la actividad emocional una expresión inmaterial del cuerpo físico y que éste utiliza esta importante herramienta para su supervivencia y para el mejor funcionamiento de los grupos y del colectivo humano, podemos concluir que nuestro cuerpo físico creó la actividad emocional humana para conseguir dos importantes objetivos: sobrevivir y relacionarse mejor con su entorno.

Así que, las emociones puntuales las crea directamente el cuerpo físico como reacción a las situaciones cotidianas de relación con su entorno o como acción inmediata sobre circunstancias ocasionales de peligro o que requieren su atención. Estas emociones puntuales son creadas en el momento y su expresión pierde fuerza en poco tiempo, a no ser que el estímulo puntual vuelva a producirse.

Pero, una vez creada la emoción a través del proceso inconsciente de estímulo, acción y reacción, ésta puede volver a generarse una y otra vez por la otra herramienta que ha creado el cuerpo físico: el sistema mental o consciente. Entonces la activación de estas emociones ya no requiere un estímulo externo puntual, sino que la mente puede generarlas múltiples veces, e incluso, mantenerlas activas continuamente.

La expresión de las emociones consume una gran cantidad de energía que la aporta directamente el cuerpo físico y, por eso, esta actividad emocional le desgasta mucho, aunque suele ser una inversión que habitualmente le compensa por lo que consigue a cambio. Cuando la emoción es puntual, el gasto es el correspondiente a su intensidad y duración, pero cuando el sistema mental activa las emociones de manera habitual e intensa, el gasto se multiplica de manera mucho mayor, cansa más al organismo y, con mucha frecuencia, deja de ser eficaz y ya no compensa el consumo de energía que ocasiona la actividad emocional con los posibles resultados deseados.

En la milenaria Medicina Tradicional China se considera que las emociones son generadas por varios sistemas corporales, y participa prácticamente casi todo el organismo para hacerlo, de forma que cada emoción va a activar ciertas zonas de nuestro cuerpo, pero no necesariamente el cerebro. Esta es una visión más completa y global de cómo las emociones forman una parte muy importante de la expresión del ser humano, que se conectan con las funciones corporales, las afectan o las modifican según las leyes del Yin y el Yang y la de los Cinco Movimientos. Estas dos maneras de estudiar al ser humano, de forma relativamente sencilla, son fundamentales a la hora de explicar las emociones y por eso en las siguientes secciones se utilizará esta metodología para hacer más fácil su estudio.

Finalmente, se puede decir que nuestro cuerpo físico y el sistema mental pueden generar dos tipos de emociones: las positivas y las negativas. Las positivas aportan bienestar, salud y felicidad. Las negativas alteran el normal funcionamiento de los sistemas corporales, desgastan al cuerpo y le impiden realizar adecuadamente las funciones necesarias para mantener la salud, por lo que se acaba facilitando la llegada de la enfermedad.








.
Regreso al contenido