Vaya al Contenido

Origen de conflictos y enfermedades

ENTENDER LOS CAMINOS DE LA ENFERMEDAD > LA PERTENENCIA AL GRUPO
- ENTENDER LOS CAMINOS DE LA ENFERMEDAD –
- LA PERTENENCIA AL GRUPO -

LA PERTENENCIA COMO ORIGEN DE CONFLICTOS Y ENFERMEDADES

El hecho de pertenecer a un grupo humano condiciona la forma de ser y de actuar de cada miembro, modelándolo continuamente de acuerdo a las necesidades del grupo. Esto hace que sus rasgos de personalidad tengan que adaptarse a las circunstancias y al lugar que ocupa cada miembro, a las jerarquías y a lo que supone ocupar un puesto en ese grupo.

De todos los grupos a los que puede pertenecer un individuo es la familia el que más le condiciona, ya que la estructura familiar es de carácter estable y no da pie a grandes cambios salvo los nacimientos, las muertes y la formación de parejas. El lugar que se ocupa en la familia y el rol asociado a ese lugar hacen que la personalidad de origen de un individuo tenga que ir cambiando de acuerdo a las necesidades de la familia.

La tensión nerviosa que cada persona tiene que soportar para mantenerse en equilibrio con el resto de miembros de la familia y evitar posibles choques, hace que cada movimiento que se realiza dentro de la familia tenga que ser pensado, medido o negociado para evitar mal funcionamiento del grupo y las consecuencias negativas que eso puede traer para el bienestar común y el objetivo de conseguir que los hijos salgan adelante adecuadamente. Para aminorar la dificultad que esto supone, se han creado normas, leyes que se transmiten linealmente mediante las tradiciones de una a otra generación.

Las normas chocan eventualmente con las tendencias naturales de los miembros de la familia y eso genera conflictos entre ellos. Cuando los conflictos se pueden solucionar, la familia se adapta y continúa estable, pero si los conflictos no se solucionan o se solucionan sólo parcialmente, todos los miembros quedan condicionados por esa situación e intentan aportar algún tipo de movimiento que pueda abrir la puerta a una nueva solución.

Los miembros más fuertes de la familia pueden soportar normalmente las tensiones y continúan conviviendo con los conflictos a la espera de una salida, pero los miembros más débiles, habitualmente los niños, los ancianos o los enfermos, no pueden aportar soluciones al conflicto e intentan buscarlas derivando la atención hacia sí mismos por parte de los miembros mas afectados, en un acto de amor equivocado que no resuelve munca el problema y que suele traer habitualmente nuevas complicaciones y peores consecuencias que el conflicto que lo orginó.

Estos miembros más frágiles pueden comportarse de una manera llamativa, como ser niños traviesos o especialmente buenos, mostrar signos o síntomas de alguna enfermedad común, desarrollar una grave enfermedad e incluso dar su vida, en un erróneo intento de aportar soluciones equivocadas.

Habitualmente, este comportamiento actúa como una trampa o encerrona. Una vez que un individuo hace algo para despistar la atención, está condenado a repetirlo o incluso a incrementarlo ya que cuando deja de entretener al grupo, éste vuelve otra vez a poner su atención en el conflicto original.

La pertenencia al grupo familiar despierta unas lealtades tan fuertes que muchas veces anula de tal forma a sus miembros que abandonan sus objetivos primarios en la vida y los cambian por las necesidades de la familia.

Esto que se acaba de exponer para la familia se podría aplicar también a otros grupos humanos como la tribu o el grupo laboral formado por los compañeros de trabajo, pero, generalmente los lazos de unión entre sus miembros no suelen levantar lealtades tan grandes como se observan dentro de la familia.

Regreso al contenido