Enfrentamiento Entre Sexos - UNA VIDA INTEGRAL

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

SALUD INTEGRAL > ESTUDIO DE CONFLICTOS > CONFLICTOS SOCIALES

- SALUD INTEGRAL –
- ESTUDIO DE CONFLICTOS –
- LOS CONFLICTOS -

ENFRENTAMIENTO ENTRE SEXOS


La especie humana es sexuada y cada uno de los sexos aporta la mitad de los cromosomas al nuevo hijo, lo que le da una gran variabilidad a la especie y la capacidad de adaptarse más fácilmente a los cambios.

Pero esa gran ventaja implica que haya dos tipos de individuos, los hombres y las mujeres. Aunque son las dos caras complementarias del mismo grupo biológico, se han ido especializando a lo largo del tiempo de la evolución de nuestra especie y han desarrollado formas de ser y de actuar muy distintas. Esto, lejos de ser un inconveniente, ha sido siempre una ventaja para poder sobrevivir frente a la adversidad.

Pero es inevitable que miembros de una misma especie que percibe cada uno de ellos la realidad de forma distinta aunque complementaria, reparen en sus diferencias y les cueste aceptar al miembro del otro sexo. En general y a grandes rasgos se puede decir que cada persona va a elegir a las personas de su mismo sexo para actividades sociales y a las del otro para las de tipo reproductivo y las funciones asociadas.

El problema surge cuando las diferentes formas de ser, de sentir o de responder emocionalmente ante las situaciones habituales o las especiales, hace que algunos hombres o mujeres se sientan incomprendidos o maltratados por los componentes del otro sexo.


Enfrentamiento entre sexos.


Esta dificultad de comprender y aceptar al otro, parte de la falta de conocimiento y de experiencia en el trato con los miembros del sexo complementario. Esto hace que cuando los hombres se relacionan con una mujer crean que ésta es similar a otro hombre en su forma de pensar y de actuar y esperarán unas reacciones similares a las que él tendría. Lo mismo ocurrirá con ellas cuando tratan con los hombres, ya que pensarán que van a reaccionar como cualquier otra mujer.

Es fácil que surjan situaciones de tensión siempre que hombres y mujeres conviven, especialmente en la pareja, en la familia y en el trabajo, pero es más probable que esas situaciones surjan cuando hay antecedentes de experiencia personal o heredada en las que una mujer ha hecho daño a un hombre o viceversa.

Cuanta más información y experiencia consiga una persona de un sexo sobre las peculiaridades biológicas, emocionales, la forma de ser y de actuar del otro, será más fácil la convivencia y aceptación del mismo.

Los dos sexos deben convivir y ayudarse entre sí para aprender y crecer juntos en armonía a través de esa comprensión y aceptación, ya que esto va a ayudar a aumentar sus capacidades, sus habilidades y su eficacia. Algo que siempre será bueno para la evolución de la especie.









 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal